La prueba, que tendrá lugar el domingo 15 de noviembre, está incluida en el calendario de la Real Federación Española de Atletismo

La Gran Carrera del Mediterráneo se reinventa, un año más, para ofrecer una experiencia única e inolvidable a todos los amantes del running. La Diputación de Alicante impulsa este acontecimiento deportivo de carácter internacional que, entre sus principales novedades, ha adaptado su recorrido para convertirse en una media maratón homologada e incluida en el calendario de la Real Federación Española de Atletismo.

La prueba, que tendrá lugar el domingo 15 de noviembre, pasa además a denominarse III Gran Carrera del Mediterráneo, Costa Blanca Half Marathon 2020. Eso sí, seguirá manteniendo su esencia, ya que como es habitual discurrirá paralela a la costa, entre los municipios de Alicante, Elche y Santa Pola.

El diputado responsable del área, Bernabé Cano, ha destacado el esfuerzo de la institución provincial y del Club de Atlético Montemar, organizador del proyecto, para convertir este evento en una media maratón oficial a todos los efectos, “lo que significa que todas las marcas deportivas que consigan los corredores estarán homologadas”.

Esta gran fiesta del deporte contempla, además, el desarrollo de diversas actividades complementarias, abiertas al público en general, que se llevarán a cabo en los jardines del Palacio Provincial durante los días previos. Las personas que deseen participar en la prueba pueden formalizar su inscripción desde ya en www.lagrancarreradelmediterraneo.es.

Con el objetivo de garantizar la seguridad de todos los asistentes y siguiendo las normas del Ministerio de Sanidad y de la RFEA, la iniciativa contempla una serie de medidas extraordinarias por si fuera necesario adoptarlas por motivos sanitarios. En este sentido, se programaría la salida escalonada de los corredores para evitar aglomeraciones, se marcarían muy visiblemente las zonas de espera, se crearía un flujo rápido de desalojo de la zona de meta y se suprimiría la zona de masajes de recuperación.

Además, se tomaría la temperatura a todos los participantes y los puestos de avituallamiento serían en formato de autoservicio para evitar el contacto en la entrega de las botellas. Todo el staff de la organización iría provisto de mascarilla y guantes.

Pin It on Pinterest

Share This